Los 8 errores que cometemos al leer cuentos con nuestros hijos o alumnos (y cómo evitarlos)

8 errores al leer cuentos con los niños, lectura compartida y fomento lector

Hoy volvemos a hablar del fomento lector. Hacía un tiempo que no tratábamos este tema tan importante y que sé de buena tinta que preocupa a muchos. 

En concreto me gustaría centrarme en la lectura compartida en voz alta, es decir, ese momento mágico que grandes y pequeños compartimos en torno a un cuento y donde suele ser el adulto el que lee al niño.  

Creo que a veces no somos muy conscientes de la importancia de este momento. Podríamos decir que es uno de los pilares básicos para formar futuros grandes lectores. 

Seguramente pensarás: "bien, es coger un cuento, leérselo al niño y listo, ¿dónde está el misterio?"

Pues bien, hay más de lo que parece. Y te lo voy a contar a partir de analizar algunos de los errores más comunes que cometemos la gran mayoría de nosotros. Por supuesto, al ver los errores rápidamente sabremos cómo evitarlos y así hacer de ese momento de lectura compartida un auténtico placer y un gran propulsor del amor e interés por la lectura. 

¿Te vienes a descubrir esos errores?


Aquí te detallo los 8 ERRORES que solemos cometer al LEER CUENTOS CON NUESTROS HIJOS (O ALUMNOS):



ERROR 1: No dejar que los niños interrumpan la narración.


A veces estamos leyendo y los niños nos cortan, tienen la necesidad de decirnos algo o hacer alguna asociación, por ejemplo entre lo leído y su experiencia. Eso suele exaspera un poco al narrador (o sea a nosotros) y con demasiada frecuencia les instamos a esperar hasta que se acabe el cuento. Pues bien, eso es un gran error.

Se ha demostrado que generalmente los niños hablan más de una historia mientras la leen, que una vez se acabada su lectura. Eso es porque mientras leemos vamos dando significado a lo que leemos y lo hacemos relacionando la historia con nuestra experiencia personal o con nuestro bagaje lector previo. Los relatos suelen tener "huecos", partes que no se cuentan y que el lector debe rellenar para poder dar un significado al texto. Cuando los niños nos interrumpen están buscando dar ese significado. Nosotros solemos hacerlo de forma más íntima, ellos necesitan expresarlo verbalmente. 


8 errores al leer cuentos con los niños, lectura compartida y fomento lector

De igual modo, cuando leemos una historia, vamos haciendo predicciones sobre lo que creemos que va a pasar y lo que no, y a medida que avanza el relato debemos ir reajustando esas expectativas a lo que realmente va sucediendo y produciendo nuevas predicciones. 

En este proceso, como ya comenté, interviene la experiencia vital del lector, el momento concreto en el que se encuentra, los textos anteriores que ha leído,... El lector cambia al texto, pero a su vez el texto cambia al lector y la experiencia vital y lectora de éste.

Es un proceso muy bonito y complejo. Cuando los niños nos interrumpen, están inmersos en ese proceso de dar sentido al relato, de poner en él parte de ellos y de sus vivencias, pero también de dejar que el relato cambie su visión del mundo (o por el contrario la reafirme).

Dejemos que lo hagan, ¡y que interrumpan!, para poder gozar de la experiencia literaria en toda su grandeza. No hay prisa por acabar la lectura, disfrutemos también del proceso, de las cosas maravillosas que pasan mientras se avanza por el texto, de ese predecir, interpretar, conectar la ficción con lo real, relacionar con las vivencias personales, recordar otros textos, replantearnos nuestros valores,...


ERROR 2: Obligarles a que nos lean ellos a nosotros.


Cuando los niños empiezan con el proceso de aprender a leer y a escribir nos hace mucha ilusión y queremos promover que aprendan cuanto antes. Pero a veces esas ansias (que son del adulto, no del niño) pueden ser contraproducentes. Dejemos que el proceso sea natural, a su ritmo y sin agobiarles tanto. 

Por supuesto, si no practican no van a mejorar sus habilidades lectoras, pero no forcemos la máquina. Si vemos que están cansados, no les apetece, no están motivados,... dejemos el practicar para otro momento en que estén más receptivos, y disfrutemos del momento de lectura compartida como hemos hecho hasta ahora: leyéndoles nosotros a ellos y gozando del placer de leer por leer. 

Nunca fuerces u obligues un niño a leer, porque no hay nada peor para que acabe odiando la lectura. Ya lo decía Jorge Luis Borges: "el verbo leer, como el verbo amar o soñar, no soporta el modo imperativo" y "la lectura debe ser una de las formas de la felicidad, y no se puede obligar a nadie a ser feliz". 


ERROR 3: No leerles libro con capítulos desde temprana edad


Como te comentaba hace un tiempo en Nuestros primero libros con capítulos es importante introducir a los niños en los libros con capítulos bastante temprano. Por ejemplo, sobre los 4-5 años. Por supuesto, no se trata de que los lean ellos solos, ni mucho menos, sino de leerles nosotros a ellos uno o dos capítulos cada día. 

Hacerlo tiene enormes beneficios, no solo en el fomento lector sino también para ayudarles en el proceso de aprender a leer y a escribir. Cuando están iniciando este proceso, puede ser muy abrumador para ellos enfrentarse por primera vez a este tipo de literatura. Por eso es especialmente importante empezar a familiarizarse antes y hacerlo acompañados

Te hablo más de ello aquí y te muestro un montón de colecciones que os pueden ir muy bien. Si ya viste el artículo en su día, pásate igualmente a echarle un ojo porque recién lo he actualizado con más libros con capítulos que hemos ido descubriendo durante este tiempo.

https://goo.gl/YvfAvv

 

ERROR 4: No expandir sus lecturas


Tan importante es no obligar a los niños a leer como dejarles que lean lo que más les gusta. Ellos deben poder escoger, en la medida de lo posible, qué cuento quieren leer, cómo y cuándo.    

De igual modo, tienen el derecho de no leer, o de dejar la lectura a medias si no les está gustando, ¿o acaso no lo hacemos los adultos? 

Ahora bien, como acompañantes, mediadores y orientadores, nuestro trabajo también debe ser expandir sus lecturas. Y ¿eso que significa?

Pues significa que, con mucho arte y sutileza, debemos animarles a ampliar sus horizontes literarios. Debemos ayudarles a descubrir nuevos géneros, nuevas temáticas,... ¡nuevas aventuras literarias!

No digo que sea fácil, jejejeje, pero debemos poner empeño en ello. Por ejemplo, si un niño está en plena fase de dinosaurios y no hay manera de que lea otra cosa, quizás podemos ofrecerle un libro sobre la evolución de las especies o uno de dragones (y de ahí saltar a los caballeros o a la mitología) y así abrir su mundo a otros temas relacionados pero distintos.  

No olvides que para fomentar la lectura, nada mejor que dar variedad, ¡pero sin obligar! Se trata de proponer, nunca imponer.

>>Tienes más ideas de cómo escoger un buen libro infantil o juvenil en mi ebook gratuito que puedes descargar aquí<<




http://eepurl.com/bz_bIn 


ERROR 5: No hacer del momento de lectura compartida algo realmente placentero, divertido, asombroso,...


Hay que olvidarse de leer a los niños porque es lo que toca, como una obligación que tenemos los padres, y pasar a disfrutar realmente del momento. Primero debemos disfrutar los adultos, sumergirnos en la lectura, hacer voces, sentir y vivir lo que leemos,... sólo así lograremos transmitirles a los niños verdadero amor y pasión por la lectura.

Si el momento de la lectura se convierte en un momento de verdadero placer, los niños querrán repetir y "la batalla" estará casi ganada. 

Para ello solo hace falta soltarnos, dejar el reloj y las obligaciones para otro momento y entregarnos en cuerpo y alma a ese momento de vínculo afectivo y emocional con los niños y los cuentos


8 errores al leer cuentos con los niños, lectura compartida y fomento lector


Aún será mejor si les ofrecemos variedad (como comentábamos antes) y, de vez en cuando, algún cuento realmente asombroso (ya sea por su formato o por su temática) como estos que te enseñaba aquí en Nuestros cuentos más sorprendentes o estos 12 Cuentos especiales o sorprendentes para regalar.  
   


ERROR 6: No crear una rutina


Sé que vamos cansados, que el tiempo escasea, que no llegamos a todo,... pero es muy muy importante crear una rutina en torno a la lectura. Tener un ratito al día más o menos fijo para nuestra "hora del cuento". La noche, antes de acostar a los niños, suele ser una muy buena opción, pero esto ya depende del horario y organización de cada familia. 

Recuerda que para adquirir un hábito, por ejemplo el de leer, primero debemos tener una rutina establecida, por ejemplo leer cada día a una hora determinada. Las claves: constancia y regularidad.

Tienes más ideas para fomentar la lectura en 12 TIPS para fomentar la lectura en los niños.

ERROR 7: No dejar que "destrocen" los libros 


No te asustes, no se trata de animarles a romper los cuentos. Es importante enseñarles desde bien pequeños que los libros son muy valiosos y que, en consecuencia, deben cuidarse con especial mimo. Pero también es cierto que un libro usado es un libro leído. 

Los cuentos deben estar a su alcance y siempre será mejor que los usen, ¡y mucho!, que conservarlos en perfecto estado o como recién comprados. 

Nos ayudará tener cuentos adecuados a sus edades, con materiales resistentes para los más pequeños y cada vez más delicados o sofisticados a medida que van creciendo. Pero recuerda dejarlos siempre a su altura y permitir que los manipulen y jueguen con ellos, porque, al fin y al cabo, son (o deberían ser) un juguete más para los niños.

Te dejo algunas ideas de cuentos por edades:


SELECCIÓN DE CUENTOS POR EDADES:


NUESTROS CUENTOS IMPRESCINDIBLES:
  

ERROR 8 ¡Y EL PEOR DE TODOS!: Abandonar la lectura compartida demasiado temprano


Nos suele pasar que cuando los niños aprenden a leer y ya tienen cierta destreza en ello, dejamos de leerles cuentos en voz alta para que lean ellos solos.

¡Este es un error tremendo! Algunos estudios han reflejado que los niños hubieran querido que sus padres les siguieran leyendo hasta los 11-12 años. 

También se ha visto que muchos niños abandonan la lectura, cuando sus padres dejan de leerles en voz alta.

La lectura compartida no es solo ayudar al niño a tener acceso a una historia o aventura. La lectura compartida es mucho más que eso. Es ese tiempo que compartimos, esos vínculos afectivos que se crean, esas ventanas al diálogo que se abren, ese tiempo que se para porque "te dedico toda mi atención a ti en exclusiva pues te amo y me importas mucho",... 

Así que, continuad leyendo juntos y continuad la lectura compartida en voz alta para vuestros hijos, ¡el máximo de tiempo posible! Aunque ya sepan leer solos. Ambos tipos de lectura son compatibles y complementarios :-)


Espero que te haya sido útil este artículo sobre los errores que a veces todos cometemos al leer en voz alta cuentos con nuestros hijos. Seguramente no eran cosas muy nuevas para ti, pero a veces va bien recordar para poder seguir mejorando y estar más cerca de ayudar a nuestros hijos (o alumnos) a amar la lectura y convertirse en grandes lectores. 
 
Quizás también te interesa:

 

***Si quieres adquirir alguno de esos libros, te recomiendo ir a tu librería de confianza, ahí seguro que los encontrarás todos, o te los pedirán encantados. Si eso no te es posible, clicando en el título del libro accederás a los enlaces afiliados del blog (Amazon). ¿Qué es eso? Tu pagarás exactamente lo mismo y yo recibiré una pequeña comisión que me ayudará a seguir con este proyecto. ¡Gracias por adelantado!***

http://eepurl.com/bz_bIn


7 comentarios

  1. me veo reflejada en alguno del que no era consciente y que, una vez identificado, ya puedo corregir :) otros ya aprendí a no cometerlos... poco a poco, ¡lo conseguiremos!

    ResponderEliminar
  2. Estupendo y necesario artículo. Lo compartiré con todos mis contactos. He leído y leo con mis hijas a diario (ya tienen nueve y seis años, respectivamente) y estoy de acuerdo en todo lo que dices.

    ResponderEliminar
  3. Me han encantado los consejos, yo tambien leo mucho a mis tres hijos y son ratos que disfrutamos todos un monton.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué bien, porque para mi eso es la base del fomento lector, así que a seguir así! Abrazos grandes

      Eliminar
  4. Muchísimas gracias! Justo estoy en el dilema de si lo dejo leer solo o le sigo leyendo (tiene 8 años). Lo llevamos haciendo have ya más de 2 años, y esta duda me estaba carcomiendo :-)
    Excelente trabajo.

    ResponderEliminar