Cómo facilitar el aprendizaje de la lectura y la escritura

aprender a leer y escribir de forma natural con acciones cotidianas

Aprender a leer y a escribir no es una tarea fácil. Posiblemente es uno de los aprendizajes más complicados al que los niños tendrán que hacer frente. 

A su vez, es uno de los más importantes, porque leer y escribir abre las puertas al conocimiento y a nuevas experiencias, ayuda a desarrollar el pensamiento y da acceso a otros múltiples aprendizajes.


Visto así parece lógico pensar que cuanto antes aprendan a leer y a escribir mejor, ¿no? Lo cierto es que nada más lejos de la realidad. Cuando hablamos de lectoescritura, antes no siempre significa mejor.

A pesar de la importancia de leer y escribir, no es necesario (ni aconsejable) apremiar a los niños para que aprendan antes de tiempo. Lo mejor es ir preparando el camino para que, llegado el momento, el proceso sea fácil, natural y sobretodo no invasivo.

Generalmente, enseñarles antes de tiempo no sólo crea frustración en ellos (pues no están preparados madurativamente para ello), sino que va en contra de la realización de otras actividades mucho más importantes en ese momento, como el juego libre, la experimentación, la exploración, el descubrimiento natural de las letras y su función,...

aprender a leer y escribir de forma natural, niño leyendo cuento

Antes debemos ayudarles a adquirir algunas habilidades previas al proceso de lectoescritura, y así facilitar su posterior aprendizaje y dominio. No se requieren grandes recursos ni actividades programadas, simplemente ambientes ricos en amor y estímulos y ofrecer mucho juego libre, experiencias diversas y enriquecedoras y dejarles participar en actividades propias de la vida cotidiana.

Podemos juntar estas HABILIDADES PREVIAS A REFORZAR en dos grandes áreas:

1. Habilidades lingüísticas:

Se adquieren entre los 0 y 6 años y engloban conocimientos tales como: saber expresarse y comunicarse adecuadamente, entender lo que se le dice, tener un vocabulario amplio, tener consciencia fonológica, poder expresarse sin temor, amar la lectura y la escritura, tener habilidades narrativas,...

¿Cómo podemos ayudar?

  • Hablar, hablar y hablar con los niños desde el inicio de su vida. 
  • Utilizar un lenguaje variado, rico y interesante 
  • "Retransmitir la jugada": explicar lo que vamos haciendo y dar nombres adecuados a las cosas que nos rodean
  • Cantar, jugar, hacer rimas, juegos de falda,...
  • Compartir muchos momentos de lectura compartida en voz alta
 
aprender a leer y escribir de forma natural, lectura compartida

    • Ayúdarles a tomar consciencia de los sonidos, por ejemplo con el juego de los sonido, te hablé de él aquí.
    • Anímarles a conversar y darles tiempo para expresarse por si solos
    • No corregir sus errores con frases del tipo "no se dice así sino asá", sino dar el modelo correcto de expresarse: a su frase "pelota no quiero", responde con: "ya veo, no te apetece jugar con la pelota ahora" 
    • Inventar historias (y luego plasmarlas en dibujos, libros, representaciones teatrales,...), aquí tienes algunos recursos que te serán útiles. 

    aprender a leer y escribir de forma natural, juegos

    2. Habilidades motoras:

    Se adquieren entre los 18 meses y los 4 años y incluyen: orientación espacial, lateralidad, psicomotricidad gruesa y fina, coordinación motriz, coordinación mano-ojo,...

    ¿Cómo podemos ayudar?

    •  ¡Salir a jugar! Correr, saltar, ir a la pata coja, trepar, columpiarse, jugar a la pelota,...  porque el juego implica movimiento y para conseguir destreza y coordinación motriz, nada mejor que practicar a todas horas ;) Recuerda: ¡jugar es vital para su desarrollo!

    aprender a leer y escribir de forma natural, jugar para desarrollat la motricidad
    • Hacer manualidades (¡¡que no fichas!!) o juegos de precisión, para desarrollar la motricidad fina a través de actividades divertidas y motivadoras.
    • Darles autonomía e independencia: enséñale a lavarse, a vestirse, a comer solo,... Aunque al principio resulta más rápido hacer todas estas cosas por él, permitir que las haga le da autoconfianza y le ayuda a perfeccionar el control sobre su cuerpo. Además enseñarle cómo se hace algo suele ser más positivo que impedir que lo haga. 
    • Dejar que participen de forma activa en las actividades cotidianas del día a día, como por ejemplo: 

    aprender a leer y escribir de forma natural con acciones cotidianas
    • En la cocina: cortar frutas y verduras, rallar queso o verduras, exprimir, pesar, remover, amasar,....
    • En la mesa: servir agua desde una jarra pequeña, poner/sacar la mesa, doblar servilletas,... 
    • Hacer la colada: ayudar a tender la ropa, aparear calcetines, doblar pantalones,...
    • Cuidar las flores o ayudar en el jardín
    • Limpiar la casa: barrer o fregar, lavar los platos, ayudar con los cristales,...
     
    aprender a leer y escribir de forma natural con acciones cotidianas

    Como ves nuestro día a día está lleno de oportunidades para poner unas bases sólidas para el posterior aprendizaje de la lectura y la escritura. Iré hablando de otras actividades y juegos que podemos hacer al respecto. Espero que te parezca interesante e útil, puesto que, como comentaba al principio, es un aprendizaje vital.

    ¿Qué te parecen estas idea?, ¿sueles ponerlas en práctica?, ¿añadirías alguna más? 

    Quizás también te interesa:


      http://eepurl.com/bz_bIn

    10 comentarios

    1. Si, es genial ! Las pongo en práctica.. Es la mejor forma de aprendizaje!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Cierto!! La mejor forma de aprender es con la práctica y con las pequeñas cosas de cada día. Me alegro que lo practiquéis, es fenomenal. Un abrazo

        Eliminar
    2. Me han encantado y tan lógicas que a veces no nos damos cuenta de tanto que pueden estar aprendiendo en este sentido y en tantos otros.
      Gracias por recopilarlas o ordenarlas de manera tan fácil de entender... Me encantan!!
      Y no, no forcemos nunca la máquina, ni siquiera en la lectura ni en la escritura... observemos sus intereses y veremos cuándo están con ganas de más!!
      Un abrazo grande, Yessica!!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Totalmente de acuerdo Yessica, a veces las cosas más lógicas son las que no hacemos!!! Es bueno recordarlas de vez en cuando.
        Y como dices, deben aprender cada uno a su ritmo y ser conscientes que los ritmos de los niños son muy diferentes y eso no es malo, simplemente es así! Un abrazo fuerte guapa!

        Eliminar
    3. Buenos días, Judith! Me ha encantado esta entrada.¡Cuántas veces he dicho a mamás cosas parecidas y se lo han tomado a risa diciendo que eso es trabajo de la escuela y qué tendrá que ver! Bueno, en fin, queda mucho por hacer y un post así es un regalo! Biquiños y feliz fin de semana!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias Vero!!! Sí, aún hay mucho trabajo por hacer, nosotras a seguir poniendo nuestros granitos de arena.
        En la escuela también educan y enseñan a nuestros hijos, pero en casa hay mucho que hacer!!! Besos guapa!

        Eliminar
    4. Es verdad q los padres se obsesionan con la Lectoescritura, delegando en la escuela, y les cuesta ver q desde casa pueden hacer mucho en sus rutinas, ayudandoles para ese descubrimiento q es la lectura. Me encanta tu blog. Un saludo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias Nieves! Tienes razón, se ve como algo muy complicado (que no es fácil, claro está), pero en realidad con pequeñas cosas se puede hacer mucho para poner una bases sólidas y facilitar el posterior aprendizaje ;)

        Eliminar
    5. Gracias por tus consejos!
      Qué cuchillo es el que usan tus niños para la cocina? O es uno normal?

      ResponderEliminar
    6. Hola Beita. Primero usamos uno que es de plástico bastante grande (se ve en las fotos, es el verde). Va bien para cosas no muy duras, sobretodo para frutas. Es ideal para que vayan aprendiendo y cojiendo confianza y destreza. También van muy bien para empezar los cuchillos de untar.

      Ya cuando tienen algo más de práctica pueden usar uno de "verdad" pero de esos que no cortan mucho (con punta redondeada) y siempre supervisando el adulto, por supuesto.

      Hay también cortadores especiales para verduras, frutas,... En este post encontrarás de todo: http://www.tigriteando.com/utensilios-cocina-ninos/

      Un abrazo

      ResponderEliminar